Leche y Ajo para el colesterol, ciatica, insomnio,colesterol, artritis y tos.

loading...
loading...

LECHE CON AJO:

¿Has oído hablar de la leche de ajo? Por rara que parezca la combinación, tomar leche con ajo es un remedio al que se le atribuyen excelentes beneficios para la salud. Tradicionalmente utilizada en la medicina Ayurveda, la leche de ajo se ha vuelto muy popular en nuestros días, siendo la favorita de muchos para aliviar condiciones que van desde el resfriado y el estreñimiento, hasta los dolores de espalda, el asma y la impotencia sexual.

Muchas personas que padecen de “dolor de ciática” (dolor que se extiende a lo largo del nervio ciático, desde la parte inferior de la espalda, pasando por las nalgas y llegando hasta una o ambas piernas) 1, aseguran que tomar leche con ajo los ayuda a calmar el dolor y sentirse mejor.

loading...
Aliviar el asma La leche de ajo es utilizada por muchas personas como remedio casero para calmar los episodios de asma. Cabe señalar que puede no ser efectivo en todos los casos.
Proteger la salud cardíaca La leche de ajo también es un remedio al que se le atribuye efecto cardio-protector. Su consumo regular puede ayudar a prevenir la formación de coágulos, mejorar la salud de las arterias y vasos sanguíneos, impulsar la circulación y reducir los niveles de colesterol.
Controlar los niveles de glucosa en sangre Esta también puede ser una bebida beneficiosa para las personas con diabetes. Por un lado, la leche es un alimento nutritivo, casi siempre rico en grasas pero bajo en carbohidratos. El ajo, por su parte, ha demostrado tener propiedades antidiabéticas, no solo porque ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre, sino también porque ayuda a prevenir varias complicaciones de la enfermedad a largo plazo.
Aliviar los síntomas de la artritis Gracias a las propiedades antiinflamatorias del ajo y el contenido de calcio en la leche, algunas personas acostumbran a tomar esta bebida como parte de su rutina para reducir el dolor y la inflamación causados por la artritis.

Ingredientes:

2 dientes de ajo crudo picado. Nota: puede ser ajo común, ajo chino, ajo japonés, ajo elefante, etc.
1 taza de leche. Nota: puedes usar la leche de tu preferencia (leche de vaca, de almendras, de coco, arroz, avena, etc.)
¼ cucharadita de polvo de cúrcuma
Una pizca de pimienta negra
1 cucharadita de miel

Pasos:

Lo primero será calentar la leche, asegurándote de dejarla enfriar ligeramente antes de empezar a añadir los ingredientes.
Una vez que la leche se haya refrescado, agrega la cúrcuma, la pimienta, la miel y el ajo. Revuelve bien para que se integren los ingredientes, deja reposar 3-5 minutos para que los compuestos activos se infusionen en la leche, cuela para retirar los restos de ajo (opcional) y bebe de inmediato mientras aún está tibia.

loading...

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*