CREA TUS PROPIOS CARAMELOS DE MIEL Y JENGIBRE PARA EL DOLOR DE GARGANTA Y CUIDAR TU CUERPO.

loading...
loading...

CARAMELOS DE JENGIBRE Y MIEL:

Encontrar el jengibre en el mercado es una tarea cada vez más sencilla, podemos encontrarlo en muchas presentaciones y darle diversos usos, entre ellos como ingrediente de recetas que nos resultarán fáciles de preparar desde casa. Tal es el caso de los muy conocidos caramelos de jengibre. Se trata del clásico caramelo, pero esta vez a base de jengibre.

Para muchos son una combinación picosa pero muy deliciosa, que ha generado controversia entre los potenciales consumidores, ya que muchos aseguran que no son una experiencia agradable al paladar y otros opinan que sí. Ambas opiniones son totalmente aceptables.

Los caramelos de jengibre sirven de remedio para aliviar diversas afecciones respiratorias como la tos, el catarro, disminuyendo la conocida flema causada por las congestiones nasales y la voz ronca (producto de los refriados o de horas utilizando la voz), ideal porque actúan de forma rápida y son un producto 100 % natural.

loading...

Los caramelos de jengibre le sirven a las personas que viven con la boca seca o sufren de mal aliento, ya que aumentan los niveles de ptialina (o amilasa) y de los mucopolisacáridos (o la mucina). Además sirven como relajante o tónico muscular, perfectos para consumirlos antes de un viaje o en cualquier otra situación que genere mareos, desorientación o vértigo.

INGREDIENTES

  • Jengibre 1 cucharadita pequeña.
  • Azúcar 200 gr.
  • Agua 200 ml
  • El zumo de medio limón.
  • 3 cucharadas de miel del apicultor.
  • Azúcar glass.

PREPARACIÓN

loading...
  1. Troceamos y trituramos el jengibre, solo vamos a utilizar una cucharadita de café por que el jengibre tiene un toque picante .
  2. Preparamos una olla y añadimos todos los ingredientes y vamos a ir removiendo hasta que se nos forme un caramelo .
  3. Pondremos un papel de horno en la mesa y con una cucharilla vamos a ir echando cucharaditas pequeñas para formar los caramelos y dejaremos enfriar.
  4. Y ahora simplemente los pasaremos por azúcar glass y los podremos guardar en un bote de cristal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*